Trabajar desde casa, ¿una oportunidad recomendable para todos?

Trabajo desde casa

La increíble velocidad que lleva el cambio tecnológico, está trayendo un mundo laboral nuevo. Modelos de empleo desaparecen y otros se crean, ofreciendo oportunidades a todas aquellas personas que estén dispuestas al aprendizaje continuo.

Si eres curioso, ya te habrás dado cuenta. Para lograr entender y gestionar la inteligencia artificial, el análisis de datos, las nuevas herramientas digitales y otras tecnologías que aún no podemos ni imaginar, tenemos que estar formándonos permanentemente.

Lo mejor de todo esto, es que dentro de este mundo laboral nuevo, encontramos gran variedad de opciones para trabajar desde casa y ¡desde cualquier lugar del mundo! Y esto, señores, ¡nos abre un enorme abanico de posibilidades!

Diversidad de empleos para trabajar desde casa.

Así, la diversidad de empleos que existen ahora para trabajar como freelancer, por cuenta propia o para una empresa, hace que muchas personas que se veían con dificultades en la búsqueda de empleo debido a sus circunstancias personales, como eran: su edad, condición física, localización, condiciones familiares, etc, encuentren su oportunidad.

¿Sabes que hay plataformas que te muestran ofertas interesantes para trabajar desde casa, en remoto?

De este modo la tecnología brinda nuevas oportunidades para profesionales y emprendedores, pudiendo encontrar un trabajo “ad-hoc“, ¡pensado para ti!

Como ejemplos de empleos online o lo que es lo mismo, en modalidad teletrabajo, podemos resaltar: Asistente virtual, servicios de consultoría, “data entry” o trabajar realizando transcripciones literales de audio y video, educación online, servicios de marketing digital, programador, desarrollador web, diseño gráfico, etc.

Pero, antes de lanzarse a buscar un empleo para trabajar desde casa, conviene “dar una pensada” a los pros y contras que ello conlleva, pues no es algo favorable para todo el mundo.

Trabajar en remoto ¿las apariencias engañan? 

Muchas veces, cuando se habla del teletrabajo, uno solo ve la cara más amable de esta circunstancia, pero también tiene su lado oscuro…

Entonces, si estás en ese punto de querer romper con tu rutina habitual, detallo: levantarte por la mañana, arreglarte, coger el coche, metro o autobús, recorrer 5, 10, 20 o 60 km para llegar a tu puesto de trabajo, estar en una oficina en la que hace frío o calor, donde tienes al lado compañeros o compañeras con las que quizá no estás tan cómodo y, cuando llega la hora del almuerzo paras un rato para comer cualquier cosa rápido, sin disfrutar del momento, cumpliendo el horario establecido…

Y terminas la jornada laboral y tienes que hacer ese recorrido a la inversa para volver a tu casa y sientes que te falta tiempo, porque no han sido 8 horas, sino más, por esos desplazamientos, por ese tiempo de la comida, por todos esos espacios que sientes que te están robando la vida…

¡Si estás en este punto!, Créeme, ¡no eres el único!

Muchos nos hemos sentido así en algún momento concreto de nuestra vida y algunos hemos tomado la decisión de buscar un trabajo en remoto o una profesión que nos permita ser nuestro propio jefe o jefa y traernos el trabajo a casa. Pero como te decía las apariencias engañan y cuando llevas un tiempo trabajando en casa, comienzas a ver algunas desventajas. Aunque todo tiene solución, hay cuestiones que debes plantearte, antes de lanzarte a tomar la decisión.

Tu vida laboral se mezcla con tu vida personal.

Ser tu propio jefe o poder distribuir tu jornada de trabajo según te convenga, te permite conciliar la vida laboral y personal con total facilidad. Esto es una gran ventaja, pero en ocasiones se llegan a mezclar los tiempos y si necesitas realizar una tarea de gran concentración, o tienes picos de trabajo puntuales de más de 10 horas, tu vida laboral llegará a “comerse tu vida personal”, podrías perder los nervios por continuas interrupciones, llamadas a cualquier hora, y verte pensando en trabajo durante tus momentos de descanso, etc.

¿Cómo hacer para que el trabajo no abarque toda tu vida?

Trabajo en casa

Para que el trabajo no invada tu vida personal, impidiéndote desconectar y disfrutar de una vida plena, es fundamental tener la vida laboral muy agendada, eso sí, agendada por ti. Y mantener de alguna manera normas rígidas sobre a qué estas prestando atención en cada momento. Que tus clientes o proveedores sepan en qué horario pueden llamarte y cuando no. Y tener marcados tus objetivos y tareas diarias para focalizarte solo en ellas.

¿Sabes que el 96% de las personas consultan su teléfono móvil antes de que transcurra una hora desde que se levantan por la mañana (y la friolera del 61% lo hace en los primeros cinco minutos)?

Aunque pueda parecer inofensivo, consultar el teléfono nada más abrir los ojos nos predispone a tener un día “reactivo”.

Si lo primero que haces al levantarte de la cama es abrir tu correo electrónico, leer tus mensajes de texto o escuchar tus mensajes de voz, básicamente te estás poniendo en segundo lugar. Ya sean buenas, malas o ninguna noticia, estás dejando que otras personas establezcan tu estado de ánimo para el día.

La mayoría de nosotros somos culpables de esto, e inevitablemente afecta a nuestra productividad.

En resumen, si quieres ser productivo trabajando desde casa, es fundamental establecer un horario y cumplirlo, priorizar tus objetivos laborables sobre cualquier distracción, por muy leve o inocente que parezca y saber desconectar de verdad cuando toca, es decir, respetar también tu momento de descanso. Recuerda esa metáfora de “se necesita parar para afilar el hacha, porque si no, el hacha no cortará”.

¿Qué otros consejos seguir para predisponer el cerebro al “modo trabajo”?

Es de gran ayuda, tener rituales de “entrada a trabajar” y de “desconexión”, para predisponer nuestro cerebro al “modo trabajo”. Por ejemplo, hay quien se levanta, se viste y da un paseo fuera de su casa, antes de comenzar su jornada laboral.

También es muy importante que cuentes con una oficina o un espacio de trabajo ergonómico en casa, bien definido, ello te facilitará el camino rápido a la concentración.

En definitiva, para trabajar desde casa hay que ser capaz de tener una autodirección muy fuerte, si no te consideras disciplinado, quizá este modo de trabajo no sea para ti. Porque no se trata de ser libre, sino de que las reglas las pones tu. Toma el control de tu día con una planificación meticulosa.

Tendencia al sedentarismo.

¿Eres de por sí una persona muy activa, de las que necesitan el deporte como respirar?

Si no es tu caso, podrías dejarte arrastrar por no salir de casa en días y por tanto no moverte lo suficiente para mantener una buena salud. Este es un inconveniente importante, por todo lo que trae después: sobrepeso, mala circulación, problemas cardiovasculares, etc. Por tanto, si estás pensando en trabajar desde casa y no tienes tendencia a hacer deporte ni a salir a pasear, tendrías que ponerte esto como una obligación dentro de tu jornada diaria, salir a caminar.

Trabajo mi ofi en casa

También en tu misma casa, donde tengas tu espacio de trabajo, puedes añadir una pequeña zona que disponga de una bicicleta estática, ¿sabes que hay bicicletas con soporte para poder poner el portátil?!, al final de este post te muestro algunas ideas. ¡Incluso puedes prepararte una esterilla para hacer yoga o estiramientos, mancuernas, etc!

Otra buena solución, es optar por elegir un mobiliario más adecuado para mantenerte activo o activa, como una mesa de trabajo elevable, que te permite trabajar sentado y de pie, o una silla fitness

En cualquier caso, resérvate 30 ó 40 minutos al día, ¡moverte conlleva tener buena salud, física y mental!

Sensación de soledad.

Algunas personas sienten que no tienen ningún contacto humano, por esto de estar teletrabajando, se sienten tristes, e incluso crean hábitos poco saludables.

¡Para esto también hay solución!

Es muy fácil romper con este inconveniente, porque cuando sientas que echas de menos el contacto social, puedes programar una reunión presencial con tu equipo y también organizarte unos días para trabajar en un espacio de coworking, donde encontrarás personas en tu misma situación, y evitarás esa sensación de aislamiento.

Asimismo, no olvides prestar atención a cuidar la alimentación. La sensación de soledad podría producirte “hambre”. El hambre emocional existe y lo sufren de forma puntual la inmensa mayoría de personas. No es lo mismo sentir hambre que tener hambre. Y entre el hambre emocional y el hambre físico hay muchas diferencias.

Comer un poco de chocolate cuando estamos tristes, es un pequeño remedio puntual fácil, un estimulante rápido que genera endorfinas, lo que hace que nos sintamos un poquito más alegres. Hasta aquí todo bien. El problema está en el automatismo, en convertir la comida emocional en un hábito. Esto se ha de combatir. Y la mejor forma es contar con otros recursos, actividades que te sacien, hobbies, dar un paseo, etc.

Y hasta aquí los inconvenientes más significativos que puede conllevar trabajar desde casa, como has podido leer, todos tienen solución.

¡Los beneficios de trabajar en remoto siguen siendo mayores!

Es más ecológico trabajar desde casa, cero desplazamientos, cero gastos extras, reduces tu huella de carbono.

Puedes vestirte como quieras, cómodamente, sin seguir las modas, sin necesidad de maquillarte, o en caso de ser varón afeitarte cada día.

Además, puedes adaptar tus horarios a tus ritmos vitales, es decir, si eres de las personas que se concentra mejor por las noches, en esa franja horaria te agendarás las tareas más importantes, rindiendo así al máximo posible.

Productos recomendados para una oficina en casa activa

No busques tiempo para hacer ejercicio, ¡encuéntralo!. El hábito será lo que te haga seguir.

Si dispones de poco espacio en casa para ubicar una bicicleta, esta opción podría ser interesante para ti, porque se pliega y la podrás transportar fácilmente donde necesites.

Y si no tienes problema de espacio en casa, las siguientes máquinas te van a resultar muy interesantes para incluir en tu ofi.

Imagínate, ¡a la vez que realizas tareas livianas, como llamadas pendientes, ver vídeos, etc, podrás pedalear! ejercitando las piernas y trabajando también la parte superior de tu cuerpo, mejorando tu equilibrio y coordinación. ¡Puedes quemar hasta 300 calorías en media hora!

¿Sabías que la actividad física incrementa la formación de nuevas neuronas? ¡Es que es bueno para todo! el humor, el corazón, las articulaciones, el metabolismo, la quema de grasas, la regeneración de células.

Ya lo decía Albert Einstein:

“La vida es como montar en bicicleta: para conservar el equilibrio, debes mantenerte en movimiento”.

Otras buenas opciones para aumentar tu movilidad si trabajas desde casa son estas: